lunes, 20 de marzo de 2017

El secesionismo ha activado los motores de la euforia

ganadora». Adolf Tobeña, un aragonés y catalán, no independentista, reflexiona: ..."Los encajes estatales son efímeros. Pero si desmontan España, como aragonés y catalán, me interesa la Corona de Aragón. Eso sí, con capital en Nápoles. No me gustan las culturas cerradas y la república catalana que proponen sería más parecido a Andorra que a un país poroso".