miércoles, 1 de marzo de 2017

Los principales acusados del ‘caso Palau’:


 Fèlix Millet. El fiscal pide para el expresidente del Palau de la Música, que ahora tiene 81 años, 27 años y seis meses de cárcel por los delitos de malversación, apropiación indebida, tráfico de influencias, blanqueo de capitales, falsificación y fraude fiscal. Apunta que "conducía como si fueran una sola" y "con máxima responsabilidad ejecutiva" los "entes diferenciados que integran lo que se conoce como Orfeó Català o Palau de la Música". Le responsabiliza junto a Jordi Montull y "en un determinado momento también de la hija de este, Gemma Montull" de crear un entramado que "sin oposición consiguieron disponer en la forma más favorable a sus depredadores propósitos". De Millet el fiscal apunta que ejercía su cargo "de forma personalísima y con un intenso cariz jerárquico a la vez que carismático".   Apunta que los tres crearon una "estructura operativa especialmente compleja orientada no a servir a los fines sociales propios sino a conferirles una absoluta libertad de movimientos y la capacidad de disimular eficazmente sus ilícitos manejos". Y que al "acaparar los máximos cargos ejecutivos", sus actuaciones "carecían absolutamente de control". El esquema de los hechos delictivos que relata el fiscal incluye el expolio patrimonial al Palau, conductas relacionadas con la adjudicación de obra pública a Ferrovial y la satisfacción de comisiones ilegales a la formación CDC. También habla de pagos a terceros, confección de documentos falsos para evitar el descubrimiento de los hechos, operaciones inmobiliarias y fraude a Hacienda.